Café musical

5/9/2010

Serie Bicentenario: Los primeros años de la Nueva España (1521-1535)

Amigos, ya estamos más cerca del bicentenario y repasaremos, no sólo los 200 años de la nación, sino los otros 300 que llevaron a la guerra de Independencia, hablo de los años de dominio español, la colonia. Empezemos. Como todos sabemos en 1521 Cortés acaba desgraciada y finalmente, con el imperio azteca. La Corona Española buscaba una forma de establecer un gobierno. En 1522, un año después de la Conquista, la Corona le otorga definitivamente a Cortés el título de Capitán General y Gobernador de la Nueva España. De ese año hasta 1524, Cortés tenía un poder ilimitado (¿les suena conocida esa historia?) y ponía al que se le diera la gana en la estructura de gobierno (¿también les suena conocido esto?). Ese año se escriben las Ordenanzas del Buen Gobierno, que marcaba las relaciones entre indios y españoles. También en 1524, Cortés añoraba sus instintos conquistadores y se fue a dar una vueltecita por lo que hoy es Honduras. Mientras el andaba conquistando esos lares (y unas cuantas muchachitas) en la Nueva España se hizo un cochinero, seguidores de Diego Velázquez (el gobernador de Cuba) tomaron el poder y sólo lo utilizaron para atacar a los partidarios de Cortés y en casos extremos expulsarlos de la Nueva España. Mientras Cortés se echaba una buena botella de vino, un mensajero le informó de lo ocurrido, escupió sorprendido el vino y de reversa papi. Cuando llegó Cortés hecho una bola de fuego de furia todo volvió a la normalidad... Bueno, no tanto, a los 19 días de haber llegado le calló un juez español de la Corona que le pidió cuentas de su reinado y de paso se lo quitó. Entre 1526 y 1529 pasaron tres fulanos en el gobierno en pañales de la naciente colonia española. El sucesor le tenía que hacer un juicio de buena conducta al antecesor al término de su gobierno. El último perengano que gobernó en ese trienio tuvo tantas broncas con Cortés y sus basayos (perdón, fans) que el rey explotó y decidió establecer un gobierno formal, llamado "Audiencia".  Esta primera Audiencia, que se estableció de 1528 a 1530, tenía como finalidad establecer formalmente la colonia, ejecutar el poder del Rey y terminar con el poder de los conquistadores; así como impulsar un reparto justo de tierras entre indios y españoles, evangelización de los indios y protección a los indios contra los abusos españoles. El encargado de todo esto se llamaba Beltrán Nuño de Guzmán, que junto con otros cuatro oidores (de los cuales dos colgaron los zapatos afeminados de tacón que los machitos usaban en aquel tiempo) hicieron exactamente lo contrario. Otra vez se echaron al plato a los fans de Cortés, a los indios los usaron como trapos, los esclavizaron y de paso andaban casi matando a las autoridades eclesiásticas por protestar los abusos de los españoles hacia los indios. El rey ya estaba hasta la madre de excesos, gracias a que Fray Juan de Zumárraga envío informes secretos, pudo saber de la situación. Instauró el virreinato definitivamente, pero para eso ocupaba que el colchón fuera bueno, por lo que llamó a una "Segunda Audiencia" (1530-1535). Esta audiencia por fin pudo llevar a cabo lo que la primera no hizo, porque sus miembros si se escogieron adecuadamente. Por fin, en la Nueva España había paz. Solo faltaba el primer virrey, que ya venía en barco... El Excelentísimo Señor Don Antonio de Mendoza y Pacheco.

Pieza del post
Guárdame las vacas - Luys de Narváez